Su Vivienda

miércoles, 16 de mayo de 2007

Amortización de la hipoteca: plazo o cuota

Estas son las cosas que todo el mundo debería saber pero que, finalmente, te das cuenta que existen muchas dudas sobre el tema. Es clave el conocimiento acerca de la amortización de una hipoteca puesto que esto puede representar dejar de pagar unos cuantos miles de euros al banco.

La cuestión es la siguiente: ¿a la hora de amortizar capital de un préstamo qué es lo que más conviene, reducir el plazo o la cuota? En general la opción más interesante es la primera, es decir, disminuir el plazo de amortización. Como mejor se demuestra esta afirmación es con un ejemplo, y en ciao! aparece una opinión muy bien argumentada sobre un caso real.

Aunque el razonamiento tiene ya algunos años (las cantidades están en pesetas) sigue siendo totalmente válido. A continuación se muestra esquemáticamente en euros las conclusiones:

Para una hipoteca de 120.000 € a 25 años y con un tipo de interés fijo al 6% al finalizar el plazo se habrían pagado 112.137 € de intereses. En el caso de realizar una amortización de 6.000 € transcurridos 12 meses se observan dos posibilidades:
  1. Si se reduce la cuota el ahorro de intereses al terminar el préstamo sería de 5.344 €
  2. Si se reduce el plazo de amortización el ahorro a la finalización de la hipoteca ascendería a 17.341 €

En definitiva, parece claro que en caso de disponer de algunos ahorros lo aconsejable es reducir el plazo, siempre que las condiciones económicas lo permitan. Las recomendaciones que aquí se puedan hacer sólo deben servir como meros consejos de carácter general que habría que evaluar en las condiciones específicas de cada uno.

Amortización de la hipoteca: plazo o cuota

4 Comentarios:

Anonymous Jaizki dijo...

Me temo que el estudio no es correcto. No se puede comparar el dinero de hoy con el dinero de dentro de 25 años sin considerar la inflación.

Que una opción sea mejor o peor que la otra depende de la evolución de los tipos de interés -si el préstamo es a tipo variable- y de la inflación, ambas imposibles de conocer a priori.

19 mayo, 2007 15:08  
Blogger On Caixa Galicia dijo...

tiene razón jaizki en lo de que habría que tener en cuenta el ipc... es que en estas cosas hay que hilar muy muy fino porque cualquier detalle hace variar el resultado. por eso está bien la aclaración final del artículo en la que dice que es solo orientativo y después, cada uno, que estudie su caso.

yo creo que el análisis entronca con una cierta sensación general, que comparto, de que, cuanto antes puedas librarte de la hipoteca, mejor. sobre todo ahora que las hay que empiezan ya con 40 años o más.

pero es que empezar con menos tiempo es imposible. Caixa Galicia, por ejemplo, ofrece las hipotecas a 40 años, con cuotas iniciales más bajas para facilitar ese arranque necesario cuando se compra una casa. después, si se puede reducir o amortizar, pues ideal. pero de otro modo, tal y cmo están los precios (por ahora...) es imposible.

24 mayo, 2007 11:48  
Anonymous paquito xocolatero dijo...

Es una conclusión muy precipitada.
Obviamente, cuanto mayor sea la vida de un crédito, mayor será la cantidad de intereses que se habrá de pagar. Si debemos la cantidad que sea, siempre pagaremos más intereses si el crédito es a 20 años que si es a 10. Pero no por ello la gente intenta ponerse el plazo desde un principio lo más corto posible que pueda llegar a pagar, porque no es razonable. Como tampoco lo es, y es exactamente lo mismo, reducir plazo sólo porque, en principio, pagarás menos intereses.

Y es que, ni el dinero vale ahora igual que dentro de 10 años o de 20, ni nos interesa tener una obligación mayor cada mes.

De hecho, suponiendo que no hay comisiones por amortización anticipada, lo más razonable matemáticamente, aunque posiblemente más incómodo, es SIEMPRE amortizar en plazo.
Como también por la misma razón es conveniente que el plazo sea el mayor posible, 50, 100 o 200 años si te dejaran (en un supuesto de amortización anticipada libre y sin coste).

¿Por qué? pues porque lo que haces al amortizar y reducir cuota es aumentar tu capital disponible cada mes QUE PUEDES AMORTIZAR DE NUEVO SI QUIERES en caso de no necesitarlo, pero que lo tienes disponible por si no es el caso. Te da una libertad que el amortizar para reducir plazo no te da.

Si quieres amortizar de nuevo lo que te ahorras al reducir cuota, obtienes exactamente el mismo resultado que si hubieras amortizado en plazo.
Es decir, que si amortizo 2 millones y me sale la opción de quitarme 2 años de plazo, o 100 euros de cuota, entonces si decido amortizar cuota y me comprometo a amortizar cada mes esos 100 euros, acabaré de pagar 2 años antes y habré pagado exactamente lo mismo que si hubiera amortizado en plazo.

Pero con la ventaja, que no tiene la reducción de plazo, de que lo haces sólo si te interesa, y si un mes te viene mejor no hacerlo, no lo haces.

Amortizar plazo tiene un interés psicológico, porque "te obliga" a ahorrar, mientras que amortizar plazo te da mayor libertad de hacer lo que quieras, y ahorras si quieres y puedes, y si no, no.

Obviamente amortizar cada mes es incómodo, no siempre la amortización es libre, y puede que queramos obligarnos a pagar más cada mes como incentivo autoimpuesto al ahorro, por lo que reducir plazo puede ser lo más interesante según el caso.
Pero no lo es como caso general, sino más bien al contrario.

También dependerá de la inflación, de la evolución de los tipos de interés, de la rentabilidad que le puedas sacar al capital que puedas ir colocando en otro sitio...

09 julio, 2007 14:56  
Anonymous Anónimo dijo...

Al decir "es SIEMPRE amortizar en plazo." quería decir "es SIEMPRE amortizar para reducir cuota".

09 julio, 2007 14:58  

Publicar un comentario

Volver a Su Vivienda